Inicio

La Planta Milagrosa…

 

Aloe Vera

Esta maravillosa y bondadosa planta no necesita apenas presentación por ser tan famosa y conocida en todos los rincones del mundo.

Los conocimientos sobre esta suculenta especie datan de tiempos muy remotos y sus múltiples aplicaciones ya las utilizaban hace 5.000 años en territorios egipcios, probablemente procedentes del continente africano.

En sus orígenes era un recurso más que válido por motivos curativos por su poder cicatrizante y como protector ante quemaduras y antiinflamatorio.

Penetra en todas las capas de la piel eliminando bacterias y limpiando los poros de los depósitos de grasa; es por eso que se utilizaba como potente antiséptico.

En la década de los años ’70 el farmacéutico Bill Cotas consiguió aislar la aloína de su corteza para que el Aloe pudiera ser ingerido en forma de jugo.

Desde entonces, pudo comercializarse el jugo de aloe vera con un gran éxito por sus beneficios y la ayuda en la mejora de múltiples problemas relacionados con el aparato digestivo principalmente.

Hoy por hoy, los estudios científicos avalan esta planta otorgándoles excelentes propiedades nutritivas, puesto que contiene todos los aminoácidos esenciales que necesita nuestro cuerpo, así como vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas.

Como regenerador celular ayuda también a evitar el envejecimiento prematuro.